La mayoría de las personas que nos consultan por cursos de inglés siempre dicen la misma frase: ‘Yo lo que necesito es hablar’ ‘A mí me cuesta hablar’ y todas frases que indican una misma problemática.

Incluso con niveles altos, hablar suele resultar lo que más tensión y ansiedad nos genera. Los miedos son muchos: miedo al ridículo, a decir algo mal, a decir algo que signifique otra cosa y se rían de mí, y una lista casi interminable de excusas que nos llenan la cabeza y nos bloquean.

En general, el miedo suele ser la gran barrera a vencer, pero una vez vencido el miedo aparece otro problema: ‘Me falta vocabulario’.

Vencer el miedo no es fácil, pero aprenderse el casi medio millón de palabras (según el OD) podría ser misión imposible.

En el 90% de los casos de bloqueos al hablar, dejando de lado el miedo, el gran problema viene de que intentamos traducir lo que estamos pensando en español. Básicamente queremos ser intérpretes simultáneos teniendo un nivel A2 o B1, lo cual es realmente imposible.

El dejar de traducir o pensar en español no es fácil y por mucho esfuerzo que hagas no va a ocurrir mágicamente. Entonces ¿qué hago?, nunca dejes de luchar por pensar en inglés, pero hasta que esto ocurra, lo mejor que puedes hacer es simplificar tu vida y con ellos tus palabras 🙂

En español tenemos un vocabulario mucho más rico que en inglés, al ser la lengua madre tenemos más recursos, sinónimos, expresiones que en inglés quizás aún no hemos aprendido. Es muy probable que estés pensando en algo que en español te parece de nivel inicial, pero que en inglés sea totalmente distinto y por eso no lo encuentras. Ahí viene el gran bloqueo.

¿Qué hacer?

1) Trata de buscar sinónimos en español, sí en español, porque como estás pensando primero en español y es el idioma que dominas, lo mejor que puedes hacer es simplificar eso que piensas o buscar alternativas, lo más probable es que esa alternativa que pensaste sí la sepas en inglés.

Siempre nos dijeron que busquemos otra palabra en inglés, pero la realidad es que si ya nos cuesta encontrar la que no nos sale, ¿cómo nos va a salir una alternativa? Es más fácil encontrar alternativas en el idioma que dominamos y luego hacer la ‘bendita’ traducción.

2) No hay nada mejor que explicar lo que queremos decir. Es una de las mejores prácticas que puedes hacer con el idioma, aprendes a defenderte en momentos en los que no recuerdas o no sabes cómo decir algo. Por ejemplo: si no sé decir ‘mesa’, puedo decir que es: algo normalmente de madera, con cuatro patas y donde ponemos los platos para comer. Todo el mundo entenderá que me refiero a una ‘mesa’ y te lo dirán, lo cual si no sabes la palabra hasta te la aprendes. Esto no molesta en absoluto y lo solemos hacer en español también cuando no recordamos cómo decir algo. Es mucho mejor que estar 10 minutos diciendo ‘eeeeee’.

3) Paraphrasing: esta actividad tan ‘dolorosa’ y dificil que viene en los exámenes internacionales es extremadamente útil, en clase es ideal utilizar esta práctica porque activa mucho nuestro vocabulario. El paraphrasing es el decir una misma frase de distintas formas. Esta práctica es perfecta para adquirir recursos y evitar bloqueos.

Al final todo radica en aprender a usar lo que sabes, explotar tus recursos que jamás serán todo lo bueno que quisieras, pero son más que suficientes para mantener una conversación. Sin dudas estas prácticas te darán mucha confianza y te ayudarán a sentirte más cómodo al hablar. Por supuesto, todo es practicar y no se consigue de la noche a la mañana.

Como siempre, puedes hacer tu test de nivel online gratuito en nuestra web:

http://www.mrbrownenglish.com